Anorexia

¿Qué es la anorexia?

La anorexia se caracteriza por una gran reducción de la ingesta de alimentos indicada para el individuo en relación con su edad, estatura y necesidades vitales. Esta disminución no responde a una falta de apetito, sino a una resistencia a comer, motivada por la preocupación excesiva por no subir de peso o por reducirlo.

Es muy importante no confundir la anorexia y la bulimia ya que son 2 trastornos muy diferentes, dirígete a este enlace si quieres saber mas sobre la bulimia.

http://saludadolescente.com/trastornos-alimenticios/bulimia

Tipos de anorexia

  • Tipo restrictivo: la pérdida de peso se obtiene haciendo dietas, ayunos o ejercicio excesivo. No se recurre a atracones ni a purgas.
  • Tipo compulsivo-purgativo: se recurre regularmente a medidas purgatorias como inducción al vómito, uso de laxantes, diuréticos y enemas.

Causas de la anorexia

El origen de este trastorno es multideterminado o multifactorial, pero cabe destacar que los psicológos y especialistas señalan que está presente una presión sociocultural, la cual se ejerce a través de los medios de comunicación, la familia, los compañeros de la escuela o del trabajo.

Unikel Santocini, investigadora en ciencias médicas y adscrita al Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente, apunta: “Esa presión está en todas partes. La cuestión es que hay gente que tiene ciertas características que hacen que esa presión desarrolle la enfermedad”. 

Es decir, los factores de tipo social, biológico, familiar, psicológico se asocian con ciertos desencadenantes o vulnerabilidad biológica, que es lo que precipita el desarrollo de la enfermedad, destacando:

  • Problemas de peso genéticos.
  • Muerte o enfermedad de un ser querido.
  • Separación de los padres. 
  • Fracasos escolares. 
  • Accidentes o sucesos traumáticos

Como consecuencia de éstas circunstancias, se afecta la conducta alimentaria de los adolescentes y su rendimiento académico, además de eso pueden aparecer ciertos síntomas como por ejemplo:

  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla.
  • Miedo al aumento de peso e incluso la preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos aun cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.
  • Percepción distorsionada del cuerpo, su peso y proporciones, acompañada de una obsesión por la imagen, la báscula, los estudios y el deporte.
  • En el caso de las mujeres, la ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos (amenorrea), estreñimiento, dolor abdominal o vómitos.

¿Cómo se detecta la anorexia?

Se pueden presentar síntomas como los siguientes:

Continua y prolongada reducción de peso, que puede conducir a la delgadez extrema y a la desnutrición; ésta se refleja en la piel reseca y con color grisáceo o amarillento, las uñas quebradizas, el debilitamiento o la caída del cabello, la intolerancia al frío y la persistencia de bajas temperaturas en pies y manos, que adquieren un color morado.

Prevención

Al tratarse de un trastorno que suele iniciarse en la adolescencia, la observación por parte de la familia es crucial para detectar en el menor hábitos que supongan una señal de alerta. Estos son algunos factores de riesgo:

  • Malos hábitos de comidas: muchos adolescentes comen solos mientras ven la tele o se comunican con sus amigos vía whatsapp. La falta de horarios fijos y de supervisión por parte de los padres acerca de lo que comen incrementan las probabiidad de desarrollar un trastorno de la alimentación.
  • Mala comunicación con los padres: conocer las preocupaciones de los hijos, sus gustos y su círculo de amigos puede ayudar a prevenir este tipo de desorden o a detectarlo en una fase inicial.

Tratamientos

Los objetivos globales del tratamiento son la corrección de la malnutrición y los trastornos psíquicos del paciente. En primer lugar se intenta conseguir un rápido aumento de peso yla recuperación de los hábitos alimenticios, ya que pueden implicar un mayor riesgo de muerte. Pero una recuperación total del peso corporal no es sinónimo de curación. La anorexia es una enfermedad psiquiátrica y debe tratarse como tal. El tratamiento debe basarse en tres aspectos:

  • Detección precoz de la enfermedad: conocimiento de los síntomas por parte de los médicos de atención primaria y de los protocolos que fijan los criterios que el médico debe observar.
  • Coordinación entre los servicios sanitarios implicados: psiquiatría, endocrinología y pediatría.
  • Seguimiento ambulatorio una vez que el paciente ha sido dado de alta, con visitas regulares. Las hospitalizaciones suelen ser prolongadas, lo que supone una desconexión del entorno que puede perjudicar el desarrollo normal del adolescente. Por ello son aconsejables, siempre que se pueda, los tratamientos ambulatorios.
    El ingreso en un centro médico es necesario cuando:
  • La desnutrición es muy grave y hay alteraciones en los signos vitales.
  • Cuando las relaciones familiares son insostenibles y es mejor aislar al paciente.
  • Cuando se agravan los desórdenes psíquicos.

El tratamiento ambulatorio es eficaz cuando:

  • Se detecta de manera precoz.
  • No hay episodios de bulimia ni vómitos y existe un compromiso familiar de cooperación.

De esta manera se inicia el tratamiento con la realimentación, que en ocasiones puede provocar molestias digestivas, ya que el cuerpo no está acostumbrado a ingerir alimentos. Con el tiempo se restablece la situación biológica y vuelve la menstruación. Después comienza el tratamiento psicológico, que intenta reestructurar las ideas racionales, eliminar la percepción errónea del cuerpo, mejorar la autoestima, y desarrollar las habilidades sociales y comunicativas entre el enfermo y su entorno. La familia debe tomar parte de manera activa en el tratamiento porque en ocasiones el factor desencadenante de la enfermedad se encuentra en su seno y, además, la recuperación se prolonga inevitablemente en el hogar.

Relación entre la anorexia y bulimia

La anorexia y la bulimia son trastornos alimenticios muy parecidos entre sí, pero sin embargo tienen muchas diferencias:

Se diferencian por la forma en que las personas se comportan ante la comida. Puede darse el caso de que una misma persona sufre de ambos trastornos, bien de forma alternativa o sucesiva. La anorexia nerviosa se caracteriza por un miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal, que hace que las personas que la padecen se vean y sientan gordas cuando no lo están. En el caso de la bulimia nerviosa, además del miedo a la gordura, existe un sentimiento de pérdida de control con la comida.

Si quieres saber más sobre la bulimia dale click al enlace siguiente:

http://saludadolescente.com/trastornos-alimenticios/bulimia/

¡Es tu cuerpo, ámate, valórate y cuídate, como tú no hay otro!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *